El Pilates como medida terapéutica

El conocido como método Pilates se considera un método de entrenamiento tanto físico como mental. Ideado a principios del siglo XX por J. H. Pilates, en base a su conocimiento de diversas disciplinas deportivas y concebido por el mismo para unificar el dinamismo y la fuerza del cuerpo con el propio control mental.

Este sistema de entrenamiento, ha ido ganando adeptos a lo largo de todo el siglo XX y lo que llevamos del XX, perfeccionándose su sistema y logrando unos excelentes resultados en aquellos que lo practican.

Con independencia de todos los estilos y aplicaciones existentes en la actualidad, los principios fundamentales deben ser los siguientes: alineamiento, centralización, concentración, control, precisión, fluidez y respiración.

El elevado nivel de concentración que demanda la práctica de este deporte, lo convierte en una actividad física muy técnica. La precisión con la que deben ejecutarse los movimientos de cada ejercicio requieren a su vez, un control mental por igual muy elevado.

Los beneficios de este sistema de entrenamiento, aparentemente sencillo y de poco esfuerzo, no han pasado desapercibidos a los centros de rehabilitación. Desde Avance Centro de Rehabilitación, expertos en fisioterapia deportiva en Murcia, nos han informado de como es posible que el Pilates se utilice como medida terapéutica con un alto porcentaje de efectividad.

Numerosas patologías o dolencias relacionadas con la zona lumbar y la columna vertebral o las generadas por la propia postura corporal, son tratadas cada vez en mayor medida, con Pilates terapéutico.

Fisioterapeutas y osteópatas amplían su abanico de clientes ofreciendo en sus centros, este tipo de terapia muy útil y beneficiosa para los pacientes.

En que consiste el Pilates terapéutico

Teniendo en cuenta que el Pilates por sí mismo, constituye una forma muy beneficiosa de ejercitar el cuerpo y a su vez mejorar la postura, aliviar dolencias y proporcionar elasticidad al cuerpo. Cuando se le añade a la práctica común un componente terapéutico, el resultado es innovador y por supuesto dobla sus beneficios.

El Pilates terapéutico aprovecha los ejercicios del Pilates para fortalecer, corregir y aliviar las dolencias que requieren de algún tipo de rehabilitación física.

Sabiendo que un ejercicio terapéutico es aquel que consta de una serie de movimientos dirigidos a la corrección y mejora tanto de los desequilibrios como la función de la musculatura esquelética. Eso se traduce en un mayor bienestar por parte del paciente y por tanto, una mejora en su calidad de vida.

Los beneficios que aporta la práctica del Pilates como medida terapéutica son numerosas tanto a nivel paciente como profesional.

A los pacientes les permite trabajar la flexibilidad de todo el cuerpo. Tanto los músculos como las propias articulaciones, mejoran notablemente su flexibilidad con la práctica continuada de los ejercicios.

El trabajo muscular que se realiza en la zona del core, influye en la estabilización y el equilibrio. Fortalecer la zona abdominal y lumbar es esencial para mantener una buena postura.

Aunque no lo parezca por resultar más bien un ejercicio pasivo que de intensidad, el desarrollo de la fuerza es notable.

Mejora la postura, como ya hemos mencionado y ayuda a fortalecer la espalda, culpable en muchas ocasiones de que las malas posturas que adoptamos, terminen en molestias.

Contribuye en la relajación mental, puesto que requiere una elevada concentración, se relaja la mente aliviando tensiones.

Los ejercicios practicados son de una elevada exigencia física, sin embargo no afecta a las articulaciones como ocurre con otro tipo de ejercicios más agresivos.

Puede contribuir a mejorar el sistema óseo y mantiene el estado de ánimo elevado, debido a que elimina esas tensiones.

Para el propio terapeuta, implantar en su oferta de terapias este método, va a favorecerle a nivel pacientes. Podrá tratar más patologías y dolencias diferentes.

Al formarse como instructor de Pilates, aumenta su curriculum a la vez que su polivalencia laboral. Aportará a sus conocimientos nuevos valores y conceptos aplicables al día a día de su trabajo.

Diferencias entre Pilates y Pilates terapéutico

El Pilates se puede practicar tanto en el suelo como mediante el uso de máquinas. En cualquiera de los casos, se lleva a cabo de manera grupal. Un monitor o monitora, guía a todos los alumnos en la práctica de los ejercicios que correspondan.

Las sesiones de Pilates, deben cumplir con los principios ya mencionados. Es decir, cada ejercicio que se realice en las sesiones, deben basarse en esa técnica desarrollada por y para el método.

Sin embargo, cuando se trata de una sesión de Pilates terapéutico, esta debe ser individual y programada. La serie de ejercicios que se realicen en cada sesión deber ser personalizada puesto que cada paciente, cuenta con una serie de dolencias diferentes a tratar.

Toda la sesión se dirige y centra en el problema, dolencia o patología que presente la persona concreta. No se realizarán los mismos ejercicios para tratar dolencias lumbares que cervicales.

La terapia basada en el método Pilates, puede ejecutarse tanto en el suelo como mediante el uso de máquinas que pueden contribuir muy satisfactoriamente al desarrollo de los diferentes ejercicios.

Como finalidad, el método Pilates como sistema de entrenamiento, tiene el fortalecimiento de la musculatura, aportar flexibilidad, ganar en resistencia muscular y articular etc. Consiste en la práctica de un deporte de bajo impacto pero con resultados excelentes.

Sin embargo, como medida terapéutica, el Pilates tiene otros objetivos. El paciente podrá realizar movimientos sin padecer dolor, algo que en ocasiones es muy limitante. Pretende lograr la rehabilitación o readaptación de lesiones relacionadas con el aparato locomotor. Genera en los pacientes la capacidad para no volver a sufrir la misma dolencia por la que se ha tratado. Enseña a los pacientes a corregir su postura y mantenerla de forma adecuada a lo largo del día.

Son múltiples los beneficios que aporta la práctica del Pilates tanto a nivel personal como a nivel terapéutico. Estos métodos que ayudan a que el cuerpo se fortalezca, aportando además, técnicas que ayudan a mantener una mejor calidad de vida en lo que al cuerpo se refiere, cuentan cada vez con más adeptos.

Podría decirse que el Pilates en sí, puede ser un deporte preventivo dadas sus muchas cualidades terapéuticas. Aunque no hay que olvidar que en el caso de sufrir molestias, lo mejor es acudir al especialista.

Mantenete conectado

Facebook
Twitter
Email
Tumblr

Mas visitadas

Relacionados