La figura del traductor jurado en la educación

En este mundo global en que nos ha tocado vivir, en el que todo está conectado e interrelacionado, donde internet y las nuevas tecnologías de la información y la comunicación han internacionalizado el conocimiento, donde las empresas ya no son locales ni se circunscriben a una sola ciudad ni un único país, sino que son multinacionales, donde podemos hacer negocios, firmar contratos, cerrar acuerdos o cualquier tipo transacción tanto de compra como de venta en cualquier parte del mundo y a cualquier hora… cualquier tipo de empresa, asociación, organismo, particular, etc. necesita la ayuda de un profesional de la traducción e interpretación, puesto que su fin es permitir la comunicación entre personas, independientemente de su lugar de procedencia, lengua o cultura. 

En España para obtener la titulación de Traducción e Interpretación se necesita haber realizado los estudios de Grado que proporcionan a los futuros profesionales de la comunicación multilingüe a realizar traducciones e interpretaciones de calidad en diferentes registros, ya sean de forma oral, escrita, simultánea, audiovisual, etc. y en los más diversos ámbitos, contextos sociales, corporativos o campos temáticos como puede ser diplomático, comercial, jurídico, científico, tecnológico, informático, laboral, fiscal… Cualquier profesional de esta rama, gracias a sus conocimientos, habilidades, destrezas y actitud podrá transcribir cualquier texto redactado o emitido en una lengua con los medios de otra lengua, de tal manera que sean capaces de ejercer como mediadores lingüísticos, culturales y sociales en cualquier lugar del mundo, por ello a día de hoy estos profesionales son imprescindibles en la actual sociedad globalizada. Así, como cada vez son más habituales las solicitudes de traducción y para que no os pille desprevenidos, nosotros os recomendamos que contactéis con Eikatrad Agencia de traducción, traductor jurado oficial en Barcelona, en la que se asigna un gestor de proyectos para cada cliente, consiguiendo así satisfacer las preferencias y necesidades concretas de cada cliente y que el trato sea mucho más personalizado.

El Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación será el encargado de otorgar el título a aquellos estudiantes que hayan superado los exámenes y acrediten el cumplimiento de los requisitos exigidos por la normativa vigente en cada momento, habilitándoles para el ejercicio de la actividad profesional, con independencia de su lugar de residencia. Los traductores e intérpretes jurados serán inscritos de oficio en el Registro de Traductores Jurados e Intérpretes Jurados. Este registro será único para toda España, y a los inscritos se les asignará un número de registro correlativo con independencia de la especialidad o del número de idiomas para los que haya obtenido el título. Con carácter periódico y a efectos informativos la Oficina de Interpretación de Lenguas elaborará una lista en la que figuraran los nombres y apellidos de todos los traductores e intérpretes, junto con los idiomas para cuya traducción, interpretación o ambas hayan sido habilitados, los datos de contacto y si están en ejercicio activo. Esta lista estará a disposición del público en la página web del Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación y en los correspondientes tablones de anuncios.    

Estos profesionales podrán fijar libremente los honorarios que deban percibir por cada una de sus actuaciones, y siempre certificaran con su firma y sello la fidelidad y exactitud de sus actuaciones, en este sello deberá figurar el nombre y apellidos del traductor o intérprete, su número de traductor o intérprete y el idioma/s para los cuales hayan sido habilitados.

Además, y con carácter de poder comprobar en cualquier momento la autenticidad del original a partir del cual se ha realizado la traducción, deberá acompañarse copia de aquel, sellado y fechado en todas sus páginas, en el caso de la interpretación, deberá acompañarse del registro de audio de la interpretación, y en su caso de su transcripción.   

La Declaración Universal de los Derechos Humanos

Con un total de 522 traducciones realizadas en más de 300 idiomas y dialectos de todo el mundo, la Declaración Universal de los Derechos Humanos es el documento más traducido del mundo y por lo tanto está considerado como el documento más universal. La Declaración fue proclamada por la Asamblea General de las Naciones Unidas, en París con fecha 10 de diciembre de 1948, como un ideal común para todos los pueblos y naciones, y en ella se establece por primera vez que los derechos humanos fundamentales deben protegerse en el mundo entero. La Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos,     con sede en Ginebra, tiene como objetivo promover y proteger los derechos humanos en el mundo, ha sido galardonada con el récord mundial Guinness por haber recopilado, traducido y difundido esta Declaración Universal. 

Deja una respuesta