6 consejos si llevas ortodoncia

Si te acabas de poner ortodoncia, ya sean brackets, una férula correctora o cualquier otro tipo de ortodoncia, posiblemente tengas una sensación extraña e incluso sientas molestias y un leve dolor. Esto sucede porque todo cambio requiere de un periodo de adaptación. Pero para ayudarte en el proceso, en este artículo te vamos a dar algunos consejos a seguir en los primeros días y durante el tratamiento. Unos consejos que van a ser diferentes para la ortodoncia fija y para la movible con férulas.

Si te acabas de poner ortodoncia, ya sean brackets, una férula correctora o cualquier otro tipo de ortodoncia, posiblemente tengas una sensación extraña e incluso sientas molestias y un leve dolor. Esto sucede porque todo cambio requiere de un periodo de adaptación.

Pero para ayudarte en el proceso, en este artículo te vamos a dar algunos consejos a seguir en los primeros días y durante el tratamiento. Unos consejos que van a ser diferentes para la ortodoncia fija y para la movible con férulas.

  1. Evita las molestias

Como ya te hemos comentado anteriormente, es probable que durante los primeros días de tratamiento sientas molestias e incluso dolor.

La buena noticia, es que ambos síntomas son pasajeros y aunque al principio creas que no te acostumbrarás a la ortodoncia, ten por seguro que lo harás, ya que todos los pacientes lo hacen.

  • Brackets

Cuando llevas brackets, puedes experimentar sensibilidad o incluso aparecerán llagas en la boca. En ambos casos los dolores y molestias desaparecen a los pocos días o semanas. También los dolores pueden ser comunes tras cada visita al dentista, ya que se suele adaptar la ortodoncia.

No obstante, si tienes sensibilidad en los dientes, puedes consultar con tu dentista la posibilidad de tomar algún analgésico.

Por otro lado, si tienes llagas, acude a la farmacia para comprar una crema con ácido hialurónico. Este tipo de productos protegen la zona de rozaduras y acelera la cicatrización.

  • Sin brackets

Es una realidad que con este tipo de ortodoncia sentirás muchas menos molestias que con la ortodoncia fija. De primeras, las férulas no cuentan con elementos metálicos, por lo que no tendrás las clásicas rozaduras o llagas.

Aunque, también es cierto que puedes presentar sensibilidad en los dientes, aunque bastante llevadera.  De igual manera, puedes reducir estas molestias con algún analgésico y al quitarse para comer se puede relajar el dolor.

  1. Mantén una higiene exhaustiva
  • Brackets

Lo normal para una persona sin ortodoncia es cepillarse los sientes durante dos minutos. En cambio, si llevas brackets, lo normal es hacerlo entre 3 y 5 minutos porque hay que realizar un cepillado mucho más exhaustivo.

Esto se debe a que los propios brackets ayudan a que se acumulen más restos de comida entre ellos y hacen más difícil la limpieza en los dientes.

También se recomienda comprar un cepillo especial. “Existen en el mercado cepillos especiales para ortodoncia que se recomienda utilizar. También son buenos los cepillos interdentales, ya que están diseñados para higienizar entre el alambre y los brackets. A esto se suman colutorios para realizar buches y ayudar a combatir la placa bacteriana”, explican desde Clínica Dental Integra, centro de referencia en Zamora.

  • Ortodoncia removible

Gracias a que las férulas se retiran para poder cepillarse los dientes, no será necesario utilizar ninguna técnica especial durante el cepillado. Te debes cepillar durante dos minutos como si no llevases ortodoncia. También puedes incorporar un irrigador bucal, pero no suele ser necesario.

En cuanto a la higiene del aparato, existen unas pastillas efervescentes que se deben sumergir en un vaso con agua junto al dispositivo. Estas pastillas hacen función de limpieza y desinfectante. Basta con hacerlo una vez por semana.

  1. Vigila tu alimentación

Las personas que usen ortodoncia removible no tienen ninguna restricción con la comida, en cambio, los que lleven brackets si deben tener cuidado con lo que comen.

Por ello, si llevas brackets (independientemente del tipo que sean) lo ideal es que evites, o al menos, restrinjas el consumo de algunos alimentos. Esto se refiere a alimentos duros o pegajosos, que favorecen a que los brackets se despeguen o se rompas. Como por ejemplo pueden ser pipas con cáscara, kikos, garbanzos tostados, chicles, bocadillos, frutas comidas a mordiscos o algunos chocolates o turrones.

  1. Controla el tiempo de uso

En el caso de la ortodoncia removible hay que ser responsable con el tiempo de uso de las férulas ya que en realidad, puedes quitártela por ti mismo. Por tanto, el paciente tienes que calcular que debe llevar las férulas un mínimo de 22 horas al día.

Solo deben retirarse para comer y cepillarse los dientes. Si un día en concreto vas a asistir a algún evento social, te puedes permitir quitártelas, pero eso implica un mayor tiempo de uso en los días posteriores.

  1. Usa los elásticos como te han enseñado

Si llevas brackets o alineadores, puede que llegue el momento de usar elásticos intermaxilares.

En ciertos tratamientos, es vital el uso de estas gomas para corregir la oclusión de los dientes. En el caso de que tú las necesites, serás informado por tu profesión de confianza de cómo usarlas.

No obstante se te entregará una bolsita con varias gomas para que las cambies por ti mismo cuando sea necesario.

Es muy importante que sigas las instrucciones al pie de la letra de tu dentista a la hora de colocarlas. También debes guardar bien todo lo que te den en la clínica, ya que no se vende en farmacias (o al menos no es fácil encontrarlo).

  1. Respeta las revisiones con tu dentista

Aunque cualquier tratamiento exige respetar las recomendaciones de tu ortodoncista, algunas citas pueden programarse con menos frecuencia según el método de ortodoncia que tengas.

  • Brackets

En el caso de los brackets, lo normal es visitar la clínica una vez al mes. El principal motivo de estas revisiones es cambiar las ligaduras y en ocasiones, el arco completo.

De este modo, el aparato ejerce la presión necesaria para realizar los movimientos necesarios en los dientes.

  • Sin brackets

En principio, las revisiones para este tipo de ortodoncias se planifican cada 4 a 6 semanas. Sin embargo, es probable ser un poco más flexible siempre y cuando el ortodoncista lo vea adecuado. En las citas se suele entregar la nueva férula para poder continuar con la alineación de la dentadura.

Esperamos que estos 6 consejos os sirvan de ayuda si estáis a punto de comenzar un tratamiento de ortodoncia. Aunque es muy importante que sigáis las recomendaciones de vuestro especialista.

Relacionados