Tecnología en tu piscina

Hace años me compré un chalet en un pueblecito de Alicante de interior. Lo cierto es que estaban a buen precio y como la playa estaba como a 30 kilómetros pensé que era buena idea comprar una vivienda en esa zona.

Al final pasa lo que pasa que los 30 kilómetros cada vez pesan más y da una pereza tremenda el camino de vuelta con la arena de la playa en la ropa y en el coche. Para evitar eso pensamos en instalar una piscina para que los días que no nos apeteciese bajar a la playa pudiésemos quedarnos tranquilamente en nuestra parcela.

Nos pusimos a buscar en Internet empresas que nos pudieran hacer la instalación y nos dimos cuenta de que la oferta era inmensa, curiosamente, mientras miraba en la terraza desde el portátil, el novio de mi hija nos dijo que él conocía una empresa bastante seria que les habían instalado a sus tíos la piscina. Su nombre era planit-at y nos pusimos en contacto con ellos.

Nos contaron muy amablemente que realizaban y ejecutaban todo tipo de piscinas con mano de obra y materiales de la mayor calidad, así como la última tecnología.  Lo que garantiza unos resultados óptimos. La construcción de piscinas la realizan, tanto con gutinado de hormigón como con el sistema de muros de hormigón encofrados o muros con bloques tipo H armados e impermeabilizados.

Algo que nos encantó, es que se adaptan a la forma de la parcela y a los gustos de los clientes. La sensación de que realmente te escuchan y de que intentan llevar a cabo lo que tienes pensado, o que te dan ideas sobre cómo conseguir el efecto que deseas, pero de otra manera es algo realmente bastante interesante y que habla muy bien de ellos. Para recomendarles la verdad.

Una vez acabas las obras, lo que hemos hecho ha sido disfrutar de la piscina, la cual se adaptó perfectamente a nuestra parcela y que aporta un plus bastante reseñable a nuestra residencia de verano. Al principio mencionaba que cada vez bajamos menos a la playa y es que es verdad, en tu propia piscina, máxime si es de buen tamaño, estas genial y no tienes que aguantar más gente, tragar agua salada, etc.

Es realmente bastante más cómodo y si por mi fuera solo bajaría a la playa por las noches para ir a cenar o a un chiringuito a tomar algo. Con los años cada vez me apetece más tomar un baño o el sol de manera tranquila y no estar con el ajetreo de tener que ir a la playa.

Además, no veas el lío que es bajar con los nietos a la playa, cuando menos te lo esperas tienes que estar atento porque se te van corriendo entre la gente o acaban de tragar agua. Un poco estresante la verdad, supongo que ahora lo que más quiero es tranquilidad, así que cuando se van los padres a Madrid de vuelta, con los abuelos bajan a la playa bastante menos, piscina y buenos alimentos.