Las técnicas más avanzadas en reproducción masculina

Por motivos culturales, hace ya unas décadas era una deshonra decir que un hombre no podía tener hijos. Ya se sabe que es por eso de la hombría y del machito ibérico. Como todo lo que está sucediendo en esta sociedad, los avances son una realidad. Y ahora ya nadie se avergüenza (o eso queremos creer) por decir que no puede tener hijos. Afortunadamente son muchas las técnicas que se están llevando a cabo en reproducción masculina para poder solventarlo. Aquí te mostramos algunas de ellas.

Inseminación artificial

Es la más clásica. Consiste en la introducción de los espermatozoides en el aparato reproductor femenino, habitualmente en el útero, procedentes del hombre de la pareja o de un donante. Antes de hacerlo, se seleccionan y se “activan” (proceso de capacitación), requiriendo como mínimo unos 2 millones de espermatozoides móviles progresivos. De este modo se logra una unión natural entre los gametos para lograr un embarazo. No obstante, en algunas ocasiones se induce la ovulación para aumentar las probabilidades de éxito.

Inyección Intracitoplasmática (ICSI)

La Inyección Intracitoplasmática (ICSI) es una técnica de reproducción asistida incluida en el tratamiento de FIV que ha permitido conseguir con éxito el embarazo en las parejas diagnosticadas de un factor masculino severo. El varón deberá proporcionar una muestra de semen o realizarse una biopsia testicular- en caso necesario-, para extraer y seleccionar los mejores espermatozoides que serán utilizados para la fecundación de los ovocitos. “Inicialmente durante el proceso de tratamiento sí. Siempre será posible adaptar el proceso a las necesidades personales de cada persona si viaja, por ejemplo, pero hay que mantener la presencia semanal”, explican desde Ividono, una clínica referente.

Cabe recordar que Ividono tiene su compañera femenina, Ividona, donde pueden informar a todas las mujeres que deseen donar óvulos en España.

Una vez disponemos de los óvulos tras la realización de la punción folicular y se han seleccionado los espermatozoides de mejor movilidad y morfología, se procederá a la microinyección de los óvulos. Durante el proceso en el que se realizará la ICSI, se coloca el espermatozoide seleccionado dentro de una minúscula pipeta y es inyectado directamente dentro del óvulo. De esta manera, facilitamos al máximo la fecundación y los embriones obtenidos se desarrollarán durante 3 a 5 días en el Laboratorio, antes de ser transferido nuevamente al útero materno.

Cultivo embrionario en el laboratorio

Los embriones resultantes tras la fecundación de los óvulos son observados en el laboratorio día tras día, y son clasificados según su morfología y capacidad de división. Algunos embriones pueden llegar a bloquearse en su desarrollo, y serán descartados al ser considerados como no viables.

Transfer

El transfer consiste en la introducción de los mejores embriones dentro del útero materno con la ayuda de una cánula especialmente diseñada para ello. El procedimiento se lleva a cabo en el quirófano, aunque en este caso no es preciso realizar sedación, ya que es un proceso rápido e indoloro.

Datos

El 90% de los pacientes que siguen un tratamiento de reproducción quedan embarazados. La Inyección Intracitoplasmática permite la unión directa del óvulo y del espermatozoide facilitando la fecundación. Un espermatozoide con baja movilidad o mala morfología tendría mayor dificultad para conseguirlo de forma natural o mediante la técnica de FIV clásica.

Causas de infertilidad masculina

Las más frecuentes son debidas a alteraciones en el seminograma (disminución del número y/o calidad de los espermatozoides) relacionadas con el deterioro de la calidad del semen, aunque también pueden existir causas mecánicas por alteraciones del tracto genital que dificulten o impidan depositar el semen en el fondo de la vagina durante el coito.

El calor intenso puede afectar a la calidad del semen y a su capacidad reproductiva, siempre y cuando se produzca de manera muy continuada.

Problemas graves de erección, eyaculación muy rápida o muy retrasada y otras alteraciones eyaculatorias (eyaculación hacia la vejiga urinaria o “eyaculación retrógrada”, más frecuente en diabéticos, o ausencia de eyaculación) también pueden impedir el depósito adecuado del semen en la vagina.

Antecedentes

Entre otros muchos factores pueden afectar a la fertilidad:

  1. Malformaciones congénitas que afecten al área genitourinaria principalmente testículos no descendidos (criptorquídia), agenesia de los conductos deferentes, desembocadura incorrecta del meato urinario (hipospadias, epispadias).
  2. Antecedentes de mal desarrollo puberal y sexual (pubertad precoz, pubertad tardía).
  3. Antecedentes de enfermedades de transmisión sexual (ETS) o de prostatitis.
  4. Trauma o torsión testicular.
  5. Varicocele
  6. Exposición a sustancias tóxicas o peligrosas en el trabajo, como el plomo, el cadmio, el mercurio, el óxido de etileno, el cloruro de vinilo, la radioactividad y los rayos X.

 

Ya has visto que son varias las técnicas que pueden solucionar el problema de la infertilidad. Lo principal es confiar en los avances tecnológicos y sobre todo, tener una mentalidad positiva.

 

Deja un comentario