En investigación, cubríos las espaldas

Los que estamos siempre al tanto de las investigaciones tecnológicas y amamos la biotecnología sabemos que podemos tener muchos problemas con según qué campos de investigación y nos conviene tener de nuestro lado, cubriéndonos las espaldas, a la ley. Personalmente yo recomiendo a estos abogados en Santander porque son los que han llevado todos mis casos y no tengo queja con ellos pero lo principal es buscar referencias y contratar a profesionales con experiencia.

Lo principal, si quieres trabajar en este campo, es guardarte las espaldas porque no tienen por qué haber problemas pero puede haberlos así que, como bien dice el dicho “más vale prevenir que curar” .

Y el caso es que yo a veces me planteo cuánto daño podemos causar nosotros como investigadores y cuánto daño pueden causar otros sectores en la sociedad porque personalmente pienso que aunque tengamos mala fama, casi siempre por connotaciones religiosas, casi nunca eso se convierte en un daño real.

En España la evolución de la ciencia, a pesar de que parezca a veces lo contrario, ha sido muy buena en estos últimos años y no debemos paralizar nuestro avance por miedo a represalias.

En biotecnología entran en controversia tantas cuestiones con la iglesia que a veces me pregunto quién está más loco, si nosotros los científicos o ellos los eclesiásticos porque a veces tienen opiniones dignas de apuntar en el libro de las “chorradas más grandes de la historia”. Por ejemplo, no sé si recordáis el debate que se montó con la clonación de la oveja Dolly y, a ver, la idea de clonar a un ser humano me parece aberrante cuanto menos porque la individualidad, la originalidad, y el ser uno mismo desaparecería por no hablar de cosas más profundas como la mente o la personalidad pero, que yo sepa, todo ese experimento nació de la idea de poder clonar órganos humanos sanos para poder trasplantarlos a pacientes cuya vida dependiera de dicho trasplante.

También hay algo de controversia con el tema de guardar el cordón umbilical congelado en laboratorios para poder curar a niños con leucemia posteriormente y yo no veo el problema. El cordón umbilical es un desecho orgánico del parto que ha tenido una función durante la gestación pero que, una vez ha nacido el niño, no tiene utilidad ninguna. Los genes de ese niño, o de la madre, no van a ser utilizados para nada en absoluto porque son las células madre de ese cordón lo que va a ser utilizado con el fin de investigar y/o salvarle la vida a un niño con un problema o enfermedad tan grave como puede ser la leucemia. ¿Dónde puede ver la iglesia la maldad en todo esto?

Se supone que el problema viene por la idea de “alma” que tienen los religiosos pero es que si nos basamos en esa idea el cuerpo es lo de menos, es sólo el envoltorio porque el alma es única y, por tanto, qué más da si se clona un riñón o si con las células madre del cordón umbilical de “Alfonso” salvamos la vida de “Sandra”, al fin y al cabo el alma de Alfonso seguirá siendo la misma, la suya, al igual que la de Sandra será la de esa niña y no la de otra.

En fin, que no entiendo las ganas que pueden tener algunos de ponerle trabas a la ciencia porque mientras que haya un gobierno para legislas justamente y no se comentan aberraciones ¿dónde está el daño? Pero bueno, sea como sea, si pensáis investigar, aunque no sea en temas tan problemáticos o debatidos, yo os recomiendo cubriros las espaldas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.