Crecen los problemas psicológicos derivados de la necesidad de usar las redes sociales

Las redes han invadido la sociedad y lo han hecho de una manera realmente extraordinaria, mucho más potente de lo que nadie nunca habría podido imaginar. La verdad es que la revolución tecnológica que venimos experimentando en los últimos tiempos ha cambiado la manera que tenemos de enfrentarnos a todo lo que nos rodea. Y es que no es para menos. El interés de la gente ha cambiado y, con ello, la manera que tenemos de socializar. Hoy en día, quien no accede a las redes sociales tiene muchas menos opciones de conseguir socializar que una persona que lo hace de manera habitual.

Pero claro, eso no es lo que busca todo el mundo. Hay quien sigue prefiriendo el trato personal, el de toda la vida, porque dice que es así como se generan las relaciones más fuertes y más sinceras. De hecho, hay personas a las que una dependencia excesiva de las redes sociales les genera ciertos problemas que necesita resolver a la mayor brevedad posible. Y es que no todo es bueno en lo que tiene que ver con las redes sociales. Mucha gente ha tenido problemas con ellas y ha necesitado dejar de entrar para solucionarlos de alguna manera.

Los problemas al respecto pueden ser de diversa índole. Hay personas que, por una parte, sufren dependencia de las redes sociales y no pueden parar de entrar en ellas, descuidando otros aspectos de la vida como lo son los estudios, el trabajo o hasta incluso la familia. Por otro lado, hay personas que no soportan las redes sociales pero que, por trabajo o por mantener una imagen, tienen la necesidad de estar presentes en ellas para lograr algún objetivo concreto. No debe ser fácil para ellas enfrentarse a una situación así.

Las personas que odian las redes sociales con todas sus fuerzas son las que están protagonizando un aumento de problemas de autoestima en los últimos tiempos. Es lo que nos ha indicado recientemente el equipo de Psicólogo Valladolid Vanessa Sanz. Estas personas se ven obligadas a estar presentes en las redes sociales para socializar con la gente y pueden enfrentarse a dos situaciones: que no consigan establecer con su «comunidad» la relación que desean o, si no aguantan más, que pierdan el contacto con muchas personas a las que sí podrían tener acceso a través de plataformas como Instagram, Twitter, Facebook o LinkedIn.

¿Por qué hay gente que odia a las redes sociales? 

Hay bastantes motivos para ello, pero una de las respuestas es la que nos ofrece el diario Clarín. El miedo a la exposición pública y a desperdiciar el tiempo son dos de los principales. Y la verdad es que son cuestiones a las que se le tiene una fobia más que justificada. Muchas personas han sido ninguneadas a través de las redes sociales, a la vista de todo el mundo, y la verdad es que eso genera una falta de autoestima y una pérdida de imágenes que son difíciles de combatir. Por otra parte, hay que destacar que las redes sociales tienen un cierto componente adictivo que hace que muchas personas tengan justificación para odiarlas desde lo más profundo de su alma.

En otro artículo, la página web oficial de RTVE indicaba que existe una buena cantidad de odio en las redes sociales y que estas conforman un vehículo a través del cual se expande ese odio. Esto lo vemos frecuentemente en el terreno político, pero la verdad es que es extrapolable a cualquiera de los temas de los que podamos hablar. Ni que decir tiene que, aunque las diferentes plataformas prohíban algunos comentarios, el odio tiene muchas formas de expandirse.

Lo cierto es que estamos hablando de un asunto que debería tratarse de una manera mucho más seria de lo que se viene haciendo en la actualidad. Las administraciones públicas tienen que poner de su parte para resolver cualquier tipo de problema que se pueda derivar de este asunto. Está claro que no se puede eliminar de raíz el odio de nuestra sociedad, pero no por eso hay que dejar de intentar que sus efectos sean tan nocivos como lo son en los tiempos en los que nos encontramos.

¿Qué es lo que podemos esperar del futuro? La verdad es que no lo sabemos a ciencia cierta. Lo que sí está claro es que las redes sociales están causando problemas en ciertas personas que necesitan acudir a un psicólogo para terminar con ellos. Y eso ya da una buena muestra de que las redes sociales hay que tratarlas con cuidado. De lo contrario, y aunque no nos demos cuenta de ello hasta que sea demasiado tarde, podemos encontrarnos con problemas de una gran consideración. Mejor no tomarnos este tema de cualquier manera.

 

Deja una respuesta