¿Qué es una cibermarca?

Entendemos por marca un nombre, término, símbolo… cuyo propósito es identificar a un profesional o los bienes y servicios de un vendedor y diferenciarlos de la competencia. Como concepto, entendemos por marca la promesa de una parte ofertante de proporcionar un conjunto de características, beneficios y servicios de forma consistente a los demandantes. Pues bien, es el momento de extrapolar estas definiciones al campo de tecnológico, con lo cual nos da como resultado: la cibermarca.

La construcción de una marca es un concepto mercadotécnico que implica la creación de una imagen que se haga eco de las actitudes, comportamientos y percepción del mercado objetivo. Una marca está ligada a las emociones. La marca crea lazos y experiencias que perciben los demás. Una marca transmite confianza.

Hay algunas cuestiones esenciales para que el nombre de nuestra marca resulte más persuasivo y, por lo tanto, más funcional; cuestiones relacionadas con:

  • La economía: un nombre no debe estar constituido por más de dos palabras;
  • La fonética: ha de ser de simple pronunciación, así se facilita la lectura y la capacidad de memorizarlo;
  • La musicalidad: debe buscarse una combinación de letras que resulte agradable en cuanto a sonoridad, deben evitarse triptongos, ripios y cacofonías;
  • La asociación: un nombre será más recordado si está referido o provoca asociación con el producto que representa, con su forma o su esencia;
  • La novedad: un nombre acentuadamente distinto de los ya existentes llamará mucho más la atención a los consumidores que otro usual.

Es en este momento, cuando conocemos los conceptos previos, cuando comenzamos el arte de “contar historias” aplicado al marketing, o lo que es lo mismo, Storytelling.

El planteamiento del Storytelling no es persuadir hablando de las características y virtudes de un producto para captar usuarios, apelando a la parte racional de éstos – como se plantea en la publicidad más tradicional – sino que el objetivo es conectar con la parte emocional del usuario. El objetivo es obtener la lealtad del usuario, crear un vínculo emocional profundo entre marca y usuario.

Surgió en los años 90 en Estados Unidos como una técnica de marketing que transforma los mensajes que se quieren transmitir en historias que los usuarios pueden recordar fácilmente y con las que sentirse identificados. Esta identificación es posible porque el storytelling se basa en la tradición narrativa, en las historias que la Humanidad lleva contándose desde que es Humanidad. El storytelling apela a la parte subconsciente del usuario, donde toda persona tiene asumidos ciertos argumentos narrativos universales y arquetipos de personalidad.

Redes sociales

Con el desarrollo de las nuevas tecnologías de la información y la irrupción de los Medios Sociales, la técnica del Storytelling no solo se desarrolla en soportes tradicionales como la cuña de radio, el spot o publicidad impresa. Actualmente la “historia” que desarrollemos se expandirá por varios canales, completándose entre sí: publicidad en Medios Tradicionales y en Medios Sociales, ofreciendo una “extensión” del universo creado y ofreciendo la posibilidad de profundizar, a través de otros canales, en el conocimiento de los personajes o la trama. Por lo que actualmente, a la hora de desarrollar una buena estrategia de Storytelling tendremos que tener en cuenta cómo se contará la historia o se darán vida a los personales en diferentes soportes.

Por estas razones es fundamental crear una marca propia. Lo mejor es ponerse en manos de empresas punteras como Iniciatec, que va a ser capaz de situar nuestra marca en el ciberespacio. Realiza una visita a través de su web, un paseo virtual que te permitirá descubrir un catálogo de servicio que incluye desde el desarrollo de trabajos de imagen corporativa, al diseño de tiendas online, el posicionamiento eweb o el mantenimiento informático online, entre otros muchos. Todo con el fin de dar a conocer tu cibermarca.

Espero que este artículo te haya servido para conocer un poco más por qué es tan importante tener una marca propia. Al final, todos conocemos una empresa por su logo, por su eslogan, todas estas cosas son crear marca. Seguro que ahora mismo te muestro una imagen de una manzana comida y ya sabes de qué estamos hablando. ¿Verdad? Pues esa es la idea de una cibermarca.